banner 1
banner 2
banner 3
banner 4
banner 5

VIDA Y MUERTE EN EL VALLE DE JICARO, BAHIA CULEBRA

En el marco de conmemoración del 130 aniversario del Museo Nacional de Costa Rica y el 40 aniversario del Museo del Jade del INS, ambas instituciones aunaron esfuerzos con el fin de dar a conocer los resultados de la investigación arqueológica realizada en Jícaro, una aldea precolombina ubicada en Bahía Culebra, Guanacaste, en la que destacan los diferentes cambios sociales y culturales entre los grupos que poblaron la zona, y en particular el quehacer cotidiano de una comunidad costera; presentada en el proyecto expositivo denominado VIDA Y MUERTE EN EL VALLE DE JÍCARO, BAHIA CULEBRA.

Entre los años 800-1300 d.C. pobladores de posible ascendencia mesoamericana en Jícaro, al norte de Bahía Culebra; construyeron viviendas de forma circular y realizaron diversas actividades productivas. El trabajo para elaborar sal, tintes del caracol múrice, carne seca de pescado y moluscos, así como adornos de concha, permitió a los habitantes de la bahía intervenir en el comercio regional y obtener a cambio cerámicas exclusivas, adornos de piedras verdes y obsidiana.

La exposición está compuesta por más de 100 objetos excavados científicamente en la zona, y que serán mostrados por primera vez al público, destacándose piezas elaboradas en cerámica, huesos de animales, concha, así como restos óseos que presentan deformación craneal y limadura dental.

Además en la muestra se exhiben adornos corporales hechos con huesos humanos que extraían los pobladores del Valle de enterramientos anteriores, posiblemente de sus antepasados; costumbres ligadas a un pensamiento mágico-religioso, reflejo de un fuerte culto a los ancestros.

Jícaro es el primer sitio en Costa Rica donde se registra arqueológicamente evidencia directa de esta tradición.